La actualidad del contribuyente

Bruselas pronostica que el déficit no bajará del 3% hasta 2018

La Comisión Europea ha pronosticado hoy que el déficit público en España no bajará del 3% hasta 2018, dos años después del plazo fijado por la UE. Las previsiones comunitarias de Primavera discrepan de los cálculos del Gobierno español, que el pasado viernes presentó su nuevo Programa de Estabilidad con un objetivo de déficit del 2,9% para 2017.

El departamento de Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos, también es ligeramente más pesimista en su previsión de crecimiento y augura un 2,6% en 2016 y 2,5% en 2017, una décima menos en cada ejercicio que el Programa español. Las discrepancias en las previsiones macroeconómicas entre Bruselas y las capitales suele ser habitual. Pero en este caso, la diferencia puede saldarse en un procedimiento sancionador contra España, que se convertiría en el primer país de la UE en ser castigado por incumplir los objetivos de déficit.

La UE había reclamado que el déficit se situará el año pasado en el 4,2% y este año por debajo del límite del 3%. Pero España cerró en 2015 nueve décimas por encima de lo exigido y este año, según los cálculos de la CE, todavía estará en el 3,9%. Bruselas ha admitido que parte de la desviación, hasta tres décimas, se ha debido a medidas coyunturales (dos de ellas, a una reclasificación de activos y la otra, al apoyo al sector financiero). El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha intentado convencer a la Comisión de que el resto se debe a la baja inflación de la zona euro. Pero aún así, Bruselas mantiene su intención de expedientar a España porque su variable fundamental, el déficit estructural, no sólo no se ha reducido sino que ha aumentado “significativamente” y continuará aumentado otro cuarto de punto en 2016, según la CE.

La CE considera que el deterioro de las finanzas públicas no se ha debido a la rebaja del IRPF, compensada por el incremento de la recaudación en otros impuestos, sino a la aceleración del gasto en la segunda mitad de 2015. Ese período, que coincidió con la recta final hasta las elecciones del 20 de diciembre, registró “un notable incremento en la compensación de los empleados [públicos] y en la inversión pública”, según el documento de previsiones publicado hoy por la CE.

Bruselas considera que las recientes medidas adoptadas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para se traducirá en una reducción del gasto equivalente a tres décimas de PIB en 2016 (unos 3.000 millones de euros). La CE calcula que parte de ese ahorro se repetirá en 2017. Pero tiene dudas sobre la aplicación efectiva de los ajustes “porque requiere la involucración activa de varios niveles de la administración y una ejecución estricta”. La CE pidió el pasado mes de marzo al Gobierno que aplique a rajatabla la Ley de Estabilidad Presupuestaria para imponer el control de gasto en las Comunidades Autónomas.

Las previsiones de Primavera sobre crecimiento de la zona euro empeoran una décima las de Invierno, hasta el 1,6% en 2016 y 1,7% en 2017 (1,8% y 1,9% respectivamente para el conjunto de la UE). El organismo comunitario atribuye el deterioro a la peor evolución de la economía de los principales socios comerciales y a la evaporación de los efectos favorables como la caída del precio del petróleo y de la cotización del euro. “El crecimiento dependerá cada vez más de las oportunidades que creemos por nosotros mismos”, ha advertido el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis. E insiste en que eso significa “reformas estructurales y resolver problemas como la elevada deuda, la vulnerabilidad del sector financiero o la caída de la competitividad”.

Fuente: Cinco Dias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *